FACTORING EN DÓLARES: LIQUIDEZ INMEDIATA

Una de las mayores preocupaciones en cualquier tipo de compañía radica en el
flujo de liquidez generada para soportar la operación y el crecimiento constante,
de esta necesidad han surgido diferentes opciones de financiación ofrecidas por
entidades financieras, así como fondos privados con servicios especializados.

Una de las opciones con mayor potencial dados sus efectivos resultados es el
factoring, un modelo de financiación que genera una liquidez anticipada para la
empresa beneficiaria. Este mecanismo de corto plazo a manos de entidades
financieras, realiza el adelanto o cobro adelantado del importe de las deudas, una
opción que con el paso de los años gana más terreno.

Entendiendo las necesidades específicas de cada sector industrial, se ha
generado a partir de este concepto el sistema de factoring en dólares, orientado al
apoyo de empresas exportadoras que buscan transformar su estructura financiera
con el propósito de aumentar su flujo de caja.

El factoring en dólares funciona cuando el cliente vende un servicio o bien a una
empresa en el exterior, facturando máximo a 120 días, posteriormente el cliente
firma un contrato de factoring en dólares con el fondeador y obtiene una pre
aprobación para sus deudores, el fondeador adelantará hasta el 90% de la factura
mientras que la empresa deudora cancelará la factura a la fecha de vencimiento
directamente al fondeador, que finalmente devuelve entre el 10% – 20% restante
del valor de la factura menos los costos. Estos contratos pueden ser anticipos
totales o parciales y por consiguiente de ello se deduce el importe de créditos
comprados, comisión, interés y demás.

Esta alternativa o decisión por acoplar el factoring de exportación o factoring en
dólares, es la respuesta a las necesidades de organizaciones que están
dispuestas a abrirse a nuevos mercados y trabajar con clientes en el exterior, a
través de un sistema de financiamiento que aplica procesos más ágiles con menor
tiempo de análisis, aprobación y desembolso. La empresa prestataria está en
todas sus facultades de clasificar a los clientes (deudores) con un análisis de
clientes potenciales en mercados exteriores, consecuente a esto, el exportador les
comunica sobre la cesión de los créditos comerciales donde dirigirán sus facturas
directamente a la entidad crediticia y no a la empresa exportadora, como se
creería normalmente, para personas primerizas o no expertas en el tema.

¿Cuáles son las principales ventajas?
● Convierte en efectivo sus cuentas por cobrar
● Liquidez sin endeudamiento
● Acceso a capital de trabajo
● Apalancamiento operativo y financiero
● Permite extender el periodo de pago a sus mejores clientes
● Reducción de gastos administrativos
● Mejora de los índices financieros
● Permite comprar más inventarios e incrementar su capacidad de venta
● El factoring no está registrado como deuda en el sistema financiero por lo que su capacidad de endeudamiento no se ve afectada.

● Estudio de crédito de sus deudores
● Manejo y recaudos de sus cuentas por cobrar mejorando sus índices de
cobranzas

Finalmente, es importante definir las responsabilidades en su servicio de factoring
en dólares. El factoring con responsabilidad implica que la entidad de factoraje, en
caso de no poder realizar el recaudo de la factura cedida, podrá reclamar la deuda
directamente ante su compañía. En el caso del factoring sin responsabilidad, la
entidad de factoraje asume todo el riesgo y de no poder realizar el cobro de la

factura, realizará los procesos de gestión correspondientes directamente con el
cliente, liberando a su empresa de cualquier responsabilidad mientras le brinda la
liquidez que necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *